5 consejos para un brief exitoso

5 consejos para un brief exitoso

La consultoría estratégica de diseño de producto (e incluso de negocio) siempre ha necesitado un reto o un brief. Crear por crear sin una orientación clara y sin unos parámetros de contorno puede arrojar resultados interesantes, pero con alta probabilidad de estar desalineados con la estrategia de la compañía o, lo que es más grave, con el mercado.

Normalmente, antes del arranque de un proyecto recibimos un brief por parte del cliente. En muchas ocasiones, es evidente que ha sido construido a partir de un solo punto de vista acorde con el área de la empresa que está liderando el proyecto. Y es muy posible que este brief esté casi cerrado y no haya espacio para cuestionarlo ni reinterpretarlo.

Al tener un brief poco nutrido, unilateral y aislado corremos el riesgo, en unos casos, de tener que redireccionar el proyecto una vez arrancado. En otros casos, llegamos a un resultado que no era el esperado.

Es justo a partir de la construcción y estructuración del brief cuando nuestro trabajo como consultores de diseño de producto debe comenzar

Tenemos que co-crearlo con el cliente, ahondando en todos los temas relacionados con el proyecto, aportando una nueva visión externa y vehiculando la información para confeccionar un documento sólido.

Para cambiar nuestra visión sobre el brief y estructurarlo de otra manera sugiero 5 actitudes que podemos desarrollar:

1.El brief es cosa de tod@s:

Se trata de un documento que debe nutrirse de muchos puntos de vista, tanto de las distintas áreas funcionales de la empresa como de las diferentes visiones de los participantes del proyecto y de los consultores externos. Por lo tanto, todos debemos ser partícipes de la construcción y estructuración del brief.
Co-crear es una práctica saludable y enriquecedora. Por un lado, ahondamos en el contenido y abarcamos diferentes puntos de vista y campos y, por otro, garantizamos que todas las partes involucradas manejen la misma información e interpretación del proyecto.

2.El brief es más que describir una idea:

Describir una idea es un ejercicio interesante para poner en limpio diversos temas e intentar verlos de manera más clara. Pero en un brief no basta con quedarse en esta primera etapa inicial descriptiva.

Para estructurarlo realmente podemos profundizar en diversos temas que no sólo aborden la idea sino también su sistema, su oportunidad y modelo de negocio y su entorno, entre otros muchos temas. Además, debería ser inspirador y, a la vez, enfocado. Es importante llamar la atención del equipo de proyecto generándole curiosidad y planteándoselo como un reto.

3.El brief es parte del proyecto:

El proyecto se inicia desde el momento mismo en el que comenzamos a elaborar el brief y definir los alineamientos. Estructurarlo de manera consciente y juiciosa aumentará las probabilidades de éxito del mismo. Pensar que el brief es un apéndice nos lleva a una visión limitada y condicionada por una información parcial. Cambiar esta visión nos ayudará a entender el brief como la semilla y las bases para empezar a dirigirnos y construir en la dirección adecuada.

4.Desde el brief se pueden plantear la estrategia y los objetivos del resultado final:

Desde ese mismo instante, la creatividad debe alinear el brief con la idea y con la estrategia de lo que se quiere conseguir. No hemos de esperar a tener el resultado final para pensar en cómo lo vamos a encajar en la compañía. Sin imaginarnos el resultado final es fundamental hacer el ejercicio estratégico de estructurar diversos escenarios y mercados.

Entrar en estos detalles garantizará que el resultado final esté alineado con los objetivos de la empresa y, lo que es más importante, con su negocio

5.El brief debe ocupar lo que sea necesario:

Que el brief no debe ocupar más de un párrafo es otra creencia que limita nuestra visión de entrada. Cuanta más información relevante, mejor perspectiva tendremos del proyecto y su alcance. La longitud del brief será del tamaño necesario para comunicar los puntos fundamentales que el equipo necesita para empezar a construir el proyecto. Hay mucha información que pasamos por alto al comenzar un proyecto que luego es importante. Omitir información puede sesgar la visión y dirigir el proyecto hacia un camino no deseado.

Es recomendable que el brief siempre sea escrito. Como dice Petter L. Phillips en su libro Creating the perfect design brief, “briefs verbales siempre nos llevan a malentendidos desafortunados y confrontaciones”. Tener un brief escrito nos evitará frustraciones futuras y pérdidas de tiempo.

Mi intención con este artículo es que veamos el brief de otra manera, le demos la importancia que se merece y que lo integremos como parte del proyecto co-creándolo con el cliente.

Al fin y al cabo, el brief es casi como un road map que garantizará que el camino a escoger sea el correcto pero, sobre todo, que lleguemos al resultado esperado por nuestro cliente, coherente con su visión empresarial y las expectativas de negocio.

Georges Moanack
Responsable de Creatividad Estratégica de Tandem-Company



Uso de cookies

La web de TANDEM INNOVACIÓN, GESTIÓN Y DESARROLLO DE PRODUCTOS S.A. utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación, Para que podamos seguir usándolas es necesario tu consentimiento.

Aviso legal y política de privacidad

ACEPTAR