Data Driven Company, o cuando el dato es el jefe

Data Driven Company, o cuando el dato es el jefe

Comentábamos en un artículo anterior a raíz del significado de “digitalización”, que se trataba de un proceso de adaptación de las empresas a la convergencia tecnológica que se está produciendo a gran velocidad. Y justamente en cómo hacer frente a esta velocidad de cambio y avance tecnológico continuo reside el mayor reto de todos.

De hecho, es un reto que engloba otros muchos. El que nos ocupa en este artículo es la conversión de nuestra empresa a una DDC o DATA DRIVEN COMPANY. Se trata de compañías donde los datos justifican y validan los proyectos estratégicos y permiten avanzar con rigor, seguridad y objetividad en la comprensión del comportamiento de los consumidores. Facebook y Google son empresas modelo en este sentido.

La relación con el Big Data es evidente porque se trata de la generación, procesamiento y extracción de conclusiones de una cantidad ingente de información, pero no es lo mismo. Simplemente analizando si cumplen las 3 uves del Big Data (velocidad, variedad y volumen), veréis que no y que, por lo tanto, hablamos de otro cosa. Hablamos de cómo nuestro negocio, dentro del proceso de transformación digital, se convierte en un conjunto de estrategias, objetivos y procesos generados a partir de datos, que nacen con indicadores, que se gestionan cuantitativamente a través de ellos y finalmente, generan otros datos que dan fe del grado de cumplimiento del objetivo fijado.

La conversión en una DDC a menudo es involuntaria e inconsciente, pero podemos detectar esta transición observando comportamientos y acciones que nuestra organización está realizando de forma automática y guiada por el entorno

Por ejemplo, se crean nuevas áreas y se contratan nuevos perfiles profesionales del tipo CDO, Omni channel director, etc., los sistemas de evaluación se basan en números, la segmentación de los clientes es constante y más precisa, la organización se aplana, se reduce la burocracia y se tecnifica la empresa.

Si leyendo estas líneas os habéis identificado con la situación o, por el contrario, creéis que vuestra organización aún está lejos de convertirse en una DDC, os pueden servir las siguientes reflexiones:

-Las prisas no son buenas. Tengamos en cuenta que la forma en la que recojamos los datos, la tipología de los mismos, el uso que queramos hacer de ellos e incluso el sistema de almacenamiento van a determinar en gran medida la calidad de nuestra empresa como DDC. Vale la pena reflexionar previamente y alinear el proceso de digitalización con nuestro eje estratégico de crecimiento y transformación.

-No se trata de una evolución, hablamos de una revolución. Si lo entendemos así, comprenderemos desde el inicio la trascendencia de todas nuestras decisiones durante el camino que nos lleve a convertirnos en DDC. Al fin y al cabo, estamos construyendo un sistema de autodiagnóstico que nos deberá informar sobre lo que está ocurriendo en nuestra compañía, por qué ha sucedido y qué pasará en un futuro más o menos inmediato a partir de posibles escenarios factibles.

-Las tecnologías seleccionadas han de ser robustas y fiables pero, sobre todo, han de ser flexibles y compatibles con el ecosistema externo. No nos podemos permitir continuas y tediosas migraciones a otras tecnologías.

-La ciberseguridad es un factor a tener muy en cuenta. En su proceso de digitalización, nuestra empresa llegará a un punto de singularidad y no retorno tecnológico, desde el cual será imposible la marcha atrás y la dependencia tecnológica será total.

Cualquier ataque contra nuestra capacitación técnica nos dejará automáticamente fuera de juego

Finalmente, y por eso merece tanto esfuerzo, son innumerables las ventajas que la digitalización, en general y convertirse en DDC (entendido dentro del entorno Big Data), ofrece a aquellas compañías que hagan este tránsito de manera estratégica. Por ejemplo:

-En el sector retail es posible diseñar políticas dinámicas de precios, individualizar la oferta para cada consumidor, mejorar el customer experience y construir sistemas de recomendación que nutran a nuestros equipos de información que hace diez años era muy costosa de adquirir.

-Los CRM generan información continua en todos los canales de la empresa. Esta información es oro para los departamentos de marketing. Por ejemplo, es posible monitorizar online los puntos de venta y adaptar la oferta de nuestras tiendas en cuestión de horas.

-Relacionado con lo anterior y sobre todo con el concepto Factory 4.0 e IoT, se pueden planificar las producciones, la logística de toda clase de productos y materias primas y, en general, optimizar las operaciones y procesos de cualquier tipo de industria, disminuyendo el riesgo financiero asociado a cada caso.

No entendáis las DDC como un tipo de organización empresarial, entendedla como un estado transitorio que se convertirá en un estado definitivo y líquido, incluido en vuestro propio proceso de digitalización. Quizá ya sois conscientes o quizá no, pero es importante que hagáis un análisis y detectéis en qué situación os encontráis.

Eloy Herrero
Director General de Tandem-Company



Uso de cookies

La web de TANDEM INNOVACIÓN, GESTIÓN Y DESARROLLO DE PRODUCTOS S.A. utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación, Para que podamos seguir usándolas es necesario tu consentimiento.

Aviso legal y política de privacidad

ACEPTAR