el riesgo en el proceso de innovación

¿Riesgo?¿Incertidumbre?

Se asume, quizá por falta de experiencia, conocimiento y mal concepto del “fracaso”, que un proceso de innovación lleva asociado un factor riesgo. El riesgo en un proceso de innovación es inversamente proporcional al tiempo que se le dedica en una empresa a innovar de forma planificada, al inicio del proyecto, ni más ni menos. Cuanto más tiempo se le dedique al inicio y más metodológicamente se haga; más, mejor y mayores serán los resultados, menor el riesgo de fracasar y mucho menor el tiempo dedicado al desarrollo y a la implentación reduciendo drásticamente el “Time to market “. Es evidente que, no estamos diciendo nada nuevo, simplemente ponemos el acento en que para realizar bien una tarea antes se debe haber entrenado para minimizar su riego. Así pues, ¿existe un riesgo? sí, por supuesto.

El riesgo de que tu competencia te supere, ni más ni menos.

Una vez que hemos conseguido poner a girar la rueda de la innovación, todo se convierte en un proceso de aprendizaje continuo e iterativo, en el cual casi sin darnos cuenta, nuestra propuesta de valor va creciendo, aportando cosas nuevas y colocándonos en otra posición respecto a nuestros competidores. Si nos tomamos la innovación con la seriedad que merece, esa posición será tan lejana que no seremos capaces de reconocernos a través del paso del tiempo.

Normalmente, los procesos de innovación son el resultado de procesos estratégicos y reflexivos y es necesario definir donde nos queremos focalizar. Definir, en ciertas ocasiones, puede ser sinónimo de delimitar, ya que estamos obligados a decidir a qué mercado nos vamos a dirigir, cuánto podemos invertir, qué tipo de soluciones van a ser aceptadas por nuestro comité de innovación, etc… En realidad, lo que hacemos es delimitar nuestro terreno de juego y eliminar cualquier factor que añada o aumente la indefinición más allá de la creatividad.

La incertidumbre es el factor clave que utilizamos cuando necesitamos definir la estrategia de nuestra compañía.”

Su mera introducción es un acto de valentía, porque asumes los resultados que se deriven y porque, a menudo, esto supondrá salir de la zona de confort. La introducción de la incertidumbre comprende tres fases:

  • La primera, asumir que el modelo de negocio no es un fin, si no que es una herramienta que permite rentabilizar la actividad empresarial.
  • La segunda es que el mundo (entendido como potencial nuevo mercado) es el que te dicta como ha de ser tu propuesta de valor y ese mensaje te ha de llegar de manera nítida y directa, no a través de los perjuicios que te puedan surgir del modelo de negocio actual, por lo tanto, el modelo de negocio ha de ser arrinconado de la creación de la estrategia.
  • Y finalmente, la tercera, introducir la incertidumbre descubriendo que demand streams pueden afectar y que consecuencias tendrán sobre la visión y misión de la compañía.

De nuevo, necesitas crear una dinámica iterativa en la que el cuestionamiento sea la actividad principal. Es lo que en tandem denominamos Visual Strategy. Se trata de someter a una evolución continua lo más íntimo de una empresa, aceptar que la incertidumbre formará parte del día a día y que nada hay fijo ni preestablecido, que somos atentos espectadores del mundo y que estamos listos para ofrecer lo que se nos pida y rectificar cuando sea necesario.

Así pues, ¿en qué se diferencian riesgo e incertidumbre? Para nosotros, el riesgo son las consecuencias de la improvisación. Querer obtener resultados maravillosos por arte de magia. Mientras que la incertidumbre es sinónimo de cuestionamiento. Admitir que el mundo te dicta lo que necesita y que tu empresa está sometida a fuerzas externas que no dominas, pero que gracias a la introducción de la incertidumbre serás capaz de preverlas.

¡Y ahora! ¿Te arriesgarás a no cuestionarte?

 

Francisco Vera

Tags:


Uso de cookies

La web de TANDEM INNOVACIÓN, GESTIÓN Y DESARROLLO DE PRODUCTOS S.A. utiliza cookies para mejorar tu experiencia de navegación, Para que podamos seguir usándolas es necesario tu consentimiento.

Aviso legal y política de privacidad

ACEPTAR